¿Por qué aprendemos idiomas?

Hoy me he encontrado con un artículo escrito en la web de Komalingua en el que incluían 8 razones para aprender un idiomas extranjero.

Y el primer punto es muy interesante:

  1. Los cinco billones de personas que representan el 92% de la población mundial no hablan inglés. Ochocientos setenta y tres millones (873.000.000) hablan chino como lengua materna y sólo trescientos cuarenta millones (340.000.000) hablan inglés.

¿El 92% de la población no habla inglés? ¿Tantos? Y yo que pensaba que el porcentaje era mucho menor…

¿Y el español dónde queda en este ranking? Según este artículo de aprendemas.com, es el segundo idioma más hablado en el mundo con 420.000 hablantes. No debemos olvidar estos datos. Según el artículo, el ranking queda: chino, español e inglés.

  1. El hecho de conocer varios idiomas abre una gama de posibilidades para hacer negocios a nivel internacional de manera exitosa.

Por supuesto, esto es así. Hablar idiomas nos abre las puertas, no únicamente a la hora de hacer negocios, si no también de socializarnos, conocer otras culturas… Es decir, aprender.

  1. Un idioma desarrolla nuestro sistema de aprendizaje a nivel cerebral y nos mantiene pensando constantemente.

Aprender lenguas con gramáticas diferentes ayuda a estructurar nuestra mente, a organizarla de otra forma. No solo sirve para entendernos, también para otras cosas que quizás no vemos a simple vista.

  1. Podrás leer, ver, escuchar y disfrutar cualquier medio de comunicación extranjero, con lo que abrirás tu mente a nuevos horizontes y puntos de vista.

En España, desafortunadamente, no todos tienen la posibilidad de disfrutar de la televisión o el cine en inglés, francés, alemán… En muchas ciudades españolas es misión imposible encontrar un cine con versión original.

Nos han acostumbrado toda la vida a ver películas y series dobladas y, siendo honestos, es posible que sea una de las razones por las que “se nos dan tan mal” los idiomas…

  1. Podrás apreciar los distintos matices y referencias culturales de las películas extranjeras sin distraerte con los subtítulos. Igualmente, podrás disfrutar de la literatura en su lengua original. Seguramente, te gusta un escritor extranjero, pero no conoces su lengua…

Los subtítulos… Yo, personalmente, los odio. Aun conociendo el idioma, encontrarte con los dichosos subtítulos es un suplicio. A mí hay veces que me cuesta concentrarme en lo que estoy viendo y se me van los ojos a las letras.

Y la literatura… Leer un libro en su versión original te ofrece la oportunidad de disfrutar de todos los matices que el autor le dio. Pero, claro, entonces ¿qué hacemos con los traductores? Porque es un trabajo precioso y muy interesante y, por qué no decirlo, laborioso. Los traductores (sobre todo los buenos, que los hay, y muchos) van a seguir siendo necesarios.

  1. Podrás susurrar palabras de amor en otro idioma a tu enamorado. Por supuesto, mientras logres comunicarte con más personas, ¡más oportunidades tendrás de susurrar estas palabras!

Me ha gustado mucho este punto. Muchos se han “enamorado” de un veraneante en las playas del Mediterráneo, ¿a que sí? Y, según de dónde fuera o qué idiomas hablara, había ocasiones en las que lo único que se podía era mirarse… Con un idioma en común, todo es más fácil. ¡Hay que comunicarse!

  1. Los nativos te permitirán disfrutar de su deliciosa gastronomía a precios locales (es decir, no serás tratado como turista).

Ooohhh… Cuántas veces hemos oído esto… Pero en España también se hace, ¿eh? A ver si ahora va a resultar que solo nos lo hacen a nosotros cuando salimos de casa… De todas formas, no sé si hablar bien un idioma te ayuda en este caso. Al fin y al cabo, todos parecemos turistas cuando hacemos turismo. ¡Se nos nota a la legua!

  1. Serás más independiente y aprenderás a adaptarte y apreciar nuevas culturas. En pocas palabras, podrás vencer cualquier desafío.

Conocer otros idiomas implica conocer otras culturas y eso se llama enriquecimiento. Conocer el idioma del país en el que estás te da más confianza a la hora de comunicarte en cualquier situación. Al final, se trata de aprender. Aprender una lengua, una cultura, una forma de vida… Aprender cosas nuevas.

Y ¡qué bonito es aprender! Mantener la mente despierta y abierta es lo que nos mantiene jóvenes, ¿verdad? Ni el gimnasio, ni la cirugía plástica, ni las cremas milagrosas… Nada de eso se puede comparar con APRENDER.

Una breve presentación

Bueno, comenzamos este Blog.

Me llamo Patricia y me dedico a la enseñanza de idiomas. En concreto, inglés y español. Vivo y trabajo en Vitoria, preciosa ciudad del norte.

Soy licenciada en Filología Inglesa y hace poco realicé un Master de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Formación.

Trabajo con niños desde 4 años y tambíen con adultos. Vamos, que, como muchos profesores, soy multi-tarea.

cloud3¿Qué me interesa? Los recursos, todo tipo de recursos innovadores. Hacer mis clases más divertidas, despertar el interés de los alumnos, que quieran aprender, que vayan a clase con ganas, que se diviertan, que aprendan. Sobre todo, que aprendan por ellos mismos.

¡Y qué difícil es eso hoy en día! Hay veces que pienso que no hay solución, pero tiene que haberla. A mí siempre me ha gustado aprender y, si a mí me gusta, ¿por qué no les va a gustar a mis estudiantes?

Además de eso me gusta el deporte. No, el fútbol cada vez menos. Soy más de baloncesto y balonmano. Por eso mis “regañinas” en clase suelen ser exclusiones de 2 minutos…